Su piel tenía un color más claro y parecía aún más suave al tacto, aunque ahora era dura y fría como el mármol. Sus labios parecían más gruesos y perfilados, de un color rosado, algo apagado, que hacía contraste con el tono perla de toda su piel. Su cabello tenía otro brillo, a simple vista era más espeso y con mucha más gracia. Sus pestañas eran algo más gruesas y oscuras, dándole a sus ojos azules un brillo más intenso.
Su figura entera se había amoldado a su nuevo estado, los músculos eran ahora mucho más útiles que antes, pero las curvas de su cintura seguían siendo delicadas y atractivas.
La mestiza había florecido, como un capullo en primavera, para dejar los pormenores de su vida humana atrás y convertirse en un vampiro de pies a cabeza. Con todo lo bueno y lo malo que eso podía acarrear.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s